3 consigli per studenti-atleti che faticano con i voti e vita personale

Disculpa, pero esta entrada está disponible sólo en Italiano y Inglés Estadounidense. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in this site default language. You may click one of the links to switch the site language to another available language.

Hai presente quelle mattine quando ti svegli e il tuo corpo e’ ancora indolenzito dall’allenamento del giorno prima, devi prepararti in 5minuti perche’ sei in ritardo a lezione dopo aver rimandato la sveglia per ben 3 volte? Mo’di zombie lasci camera tua per affrontare un giorno pieno di lezioni e subito dopo allenamento. Prima di realizzare che sono gia’ le otto di sera, e tempo che fai ritorno in camera sono le 10!?

Questo e’ il giorno tipico per la maggiorparte degli studenti-atleti nei college americani. A prescindere dalla lega della tua scuola, gli studenti-atleti sono dei super-eroi. Sono rinomati per essere dei maghi nel time-management, e per mostrare un sorriso anche quando dentro sono esausti. Provare per credere.

Per questo motivo e’ facile per uno studente-atleta dimunuire le performance accademiche o diventare isolato nella sua vita privata. In ogni caso, visto che gli atleti giocano un ruolo fondamentale nell’orgoglio delle universita’, gli atleti vengono chiamati a eccellere anche tra i banchi.

Per poter mantenere la concetrazione dentro e fuori dal campo, ecco alcuni consigli che tutti gli studenti-atleti possono applicare alla propria vita personale, per miglirare in tutti gli aspetti, dallo studio, allo sport, ed infine alle proprie relazioni personali.

 

1. Routine, routine, e ancora routine

Uno studente-atleta ha un’agenda giornaliera e settimanale ben definita. Con una lista dei «da fare» ti aiuta a tenerti organizzato e d’altra parte tutti sappiamo quanta gioia e soddisfazione ci sia nel tirare una riga sopra un compito che abbiamo portato a termine. Un altro strumento utile puo’ essere una lista della priorita’, mettendo le cose meno importanti alla fine in modo da ricordarci che se anche non riuscissimo ad arrivarci, non sarebbe la fine del mondo. Quando gli impegni si fanno troppi, e’ facile dimenticarsene. Per questo tutti i nuovi calendari virtuali sono uno strumento molto utile, anche se io sono della vecchia scuola: carta e penna sul calendario a quadrettoni appeso alla parete.

2. Comunica con gli allenatori

Spesso gli studenti-atleti, hanno paura a comunicare con i propri allenatori. Non avere paura del tuo allenatore. In molti casi, a loro volta sono stati nei tuoi panni e sanno esattamente i sacrifici necessari per rimanere al top. L’allenatore, come te, ha lo scopo ultimo di vincere la prossima gara, tanto quanto di sviluppare piu ottimi giocatori possibili. Qualsiasi sia il problema, scuola, voti, professori, o anche vita personale, non avere paura a condividere queste preoccupazioni. Cerca di usare il tuo allenatore anche per cose che vanno al di la’ dell’aspetto prettamente sportivo.

3. Meal time­ is friends time (la rima non si traduce)

Durante la stagione e’ difficile fare nuove amicizie a parte i tuoi compagni di squadra. Se i tuoi coinquilini non sono studenti-atleti, e per questo ti trovi a non riuscire mai a vederli, la soluzione sta nel creare tempo durante i pasti per dedicarsi alle amicizie. Ogni studente-atleta dovrebbe mangiare almeno 3 pasti al giorno, quindi perche’ non massimizzare questi momenti per socializzare con i tuoi amici? Questo ultimo consiglio ti aiutera’ a migliorare le tue abitudini alimentari, ma anche a tenerti aggiornato di cose al di fuori del tuo sport.

John Isner reflects on college years: ”If I hadn’t played for four years at Georgia, I don’t think I would be where I was now”

James Blake isn’t the only younger player who is making a strong case for going to college before going to the pros. Two of his former opponents are making waves on the pro circuit as well: Georgia’s John Isner and Illinois’ Kevin Anderson. Isner, who was named the 2007 Farnsworth/ITA National Senior Player of the Year, finished his senior year ranked No. 2 in the nation. Before leaving his Bulldog teammates, Isner helped lead them to a perfect 32-0 season, and two national team titles. Isner also racked up one national singles title, three national doubles titles, and was named an ITA All-American four times in his career at UGA. Since turning pro in June of 2007, he has climbed all the way to the top 10 ATP!

Isner opens up about his choice of going to college:

“For me, to tell you the truth, I never even thought about going pro [after high school],” Isner said. “If I didn’t go to college, I really don’t even know if I would be playing tennis now. A lot of players leave high school and go straight to the pros, and they don’t make it and don’t have success, so they burn out after two or three years. For sure, if I hadn’t played for four years at Georgia, I don’t think I would be where I was now.”

Isner also drew on his time at Georgia to help him prepare for the biggest matches of his career. While he admitted that winning a lot of matches in college gave him confidence to take on the toughest professional players in the world, Isner recalled that it was the pressure-packed situations that helped him keep his cool on Center Court.

“Playing at Georgia, we’ve always played in front of huge crowds, especially in May,” Isner said. “There was a lot of pressure on us as a team to play well because we were expected to win. Obviously playing Andy [Roddick] in an ATP final, there’s a lot of pressure, but I don’t think it compares at all to playing in NCAA’s at Georgia, with five or six thousand people watching you play. Every match was pressure packed, and I was able to stay calm and play my game. Playing at Georgia helped out because that was playing for the team, and that’s a lot more pressure to succeed: you don’t want to let your team down.”

While at Georgia, Isner underwent a lot of physical changes as well. The 6’9” right-hander admits that his time as a Bulldog helped him become the physical force we see on the court today, as he put on over 40 lbs.

“[College] was the best preparation I could have ever asked for,” Isner said. “In those four years, I had unbelievable coaching with Coach Diaz. I learned so much mentally, and I got so much stronger physically. Coming out of high school I was tall, skinny, and gangly, not strong and not mature. I was none of that. I had to go to college and get stronger. I had to start growing out instead of up.”

This trend doesn’t look to be stopping any time soon: while Blake, Isner and Anderson all made it to the top 10 ATP. Their incredible journey indicates the wave of success from college to the pros.

 

“No cambiaría aquellos años por nada, incluso tampoco por más éxito en mi carrera”

Los personajes quizás cambiaron pero la historia sigue siendo la misma: una prometedora y joven tenista coge una raqueta y se enamora del juego. La familia hace grandes sacrificios, torneos junior por todo el país, siguiendo rankings y victorias en torneos. Finalmente se dirigieron hacia climas más cálidos, a una academia de tenis donde tiene la oportunidad de poder jugar durante todo el año y desarrollar así su juego.

Cuando en lo único que piensas es en el tenis, resulta sencillo dar fuerza a los sueños acerca de llegar a jugar con los profesionales y compartir la pista con las estrellas de este deporte. Desde una temprana edad, estos “jóvenes” adultos renuncian a la universidad para convertirse en profesionales pero la realidad es que esos mismos jugadores raramente consiguen impactar en los torneos profesionales.

Existe una presión que crece sobre los jóvenes atletas en busca de competencia a niveles profesionales, ya estén preparados o no. Muchos jugadores juniors creen que el único camino hacia las grandes ligas es el de llegar a profesional directamente desde el instituto; por otro lado se da un cada vez mayor número de tenistas profesionales que deciden hacer una pausa en el camino: la universidad. El tenis universitario ha ayudado a algunas de las más brillantes figuras del panorama actual llevando su juego al siguiente nivel y encontrando el éxito que de otra forma no hubiesen alcanzado.

El extensita universitario y profesional más reconocido y de más éxito no es otro que James Blake. Blake asistió a la universidad de Harvard antes de debutar como profesional. Llegó a ser el primer estudiante de primer año de la universidad de Harvard y fue nombrado jugador nacional del año de la ITA (Intercollegiate Tennis Association) en su segundo año. Desde entonces Blake ha estado trabajando con paso firme su escalada en los rankings, alcanzando un increíble No. 4 del ATP World Tour. Escribió un best-selling sobre su vida y su carrera tenística, y en 2005 obtuvo el mejor regreso ATP de un “jugador del año”. Blake agradece a Harvard la ayudad brindada para conseguir una base sólida antes de pasar a profesional.

“Si tuviera que hacerlo otra vez, definitivamente iría a Harvard cien por cien,” dijo Blake. “He aprendido mucho tano dentro de clase como fuera. Esa experiencia tendrá siempre un valor incalculable para mi. También sentí que crecí como persona, lo que me ayudó a prepararme para una vida independiente. No cambaría esos años por nada, incluso tampoco por más éxito en el tour.”

1000 “Me gusta” en Facebook

Gracias a todos por los primeros 1000 likes!

Todos juntos estamos contribuyendo a crear un concepto global del DEPORTE. Geográficamente y mayormente a través de la educación como piedra angular para el correcto desarrollo de los jóvenes atletas.

Si este es tu caso y quieres compaginar tu carrera deportiva con los estudios, no dudes en contactar con nosotros a través de Facebook y de nuestra página web www.StAR-International.org

¡Graba en video tus mejores momentos!

En caso de que te estuvieses preguntando cómo evalúan tus habilidades los entrenadores universitarios antes incluso de conocerte en persona y de que visites las instituciones, la respuesta es a través de tus  videos.

Cuando le das vueltas a la idea de desarrollarte como deportista universitario, debes empezar por juntar las piezas de tu desempeño atlético para luego mostrarlas en video. La buena noticia es que a los entrenadores realmente no les preocupa si el video ha sido grabado o editado profesionalmente. No esperan ningún efecto especial ni nada que no seas capaz de hacer. En realidad los entrenadores buscan verte en acción y poder hacerse una idea aproximada sobre tu nivel como atleta y figurarse si vale la pena dar el siguiente paso.

Lo verdaderamente importante es el momento escogido para hacer el video. Pude resultar muy difícil conseguir grabar un partido real por lo que siéntete libre de grabarte a ti mismo durante los entrenamientos o partidos amistosos. Cuanto más material consigas juntar, mejor para elaborar y editar tu perfil.

Los entrenadores no buscan grabaciones largas de una hora. Recopilar los mejores momentos que representan tu carácter como atleta se puede conseguir con vídeos cortos de 5 a 8 minutos. Confía en que, lo más probable, hasta los entrenadores más interesados paren el video después de los ocho minutos ya que se trata de algo que hacen durante su tiempo libre, entre entrenamientos. La clave reside en captar su atención durante el primer minuto por lo que HAS DE ASEGURARTE DE MOSTRAR LO MEJOR AL PRINCIPIO DEL VIDEO y generar en ellos el interés para que quieran seguir viendo más sobre ti.

A pesar de que requiere algo de tiempo juntar todas las grabaciones en un video, piensa en ello como la llave que te abrirá las puertas de tu futuro en América. Contar con un video presentable de tus mejores momentos facilita en gran medida a StAR trabajar para conseguirte el mejor trato dentro del mundo universitario.

Petra Jurova

¿Buenas o malas noticias primero?

Como norma general empezaremos por las malas noticias.

  • Los atletas que al mismo tiempo están estudiando se encuentran bajo mucho estrés.

Aunque esto puede no ser noticia para muchos de vosotros, en la Universidad, los atletas realmente necesitan sacar energía extra. Han de conseguir un equilibrio entre las tareas escolares y sus responsabilidades deportivas; y a menudo hace que los estudiantes que se desempeñan como atletas padezcan más estrés que el resto. La vida estudiantil puede ser bastante estresante por si sola, pero de acuerdo al estudio de Athletic Insight, el cual revela que las personas que comparten ambas facetas (como atletas y estudiantes) padecen un estrés más elevado de lo usual visible  en diversas variables, incluyendo: muchas responsabilidades, no tener tiempo suficiente para dormir y actividades extracurriculares exigentes. Sin embargo, la tendencia sobre el elevado nivel de estrés se revierte en otras variables, como el aislamiento social y la satisfacción con su apariencia física.

 Los atletas universitarios puede que pronto lleguen a ser pagados.

El hecho más sorprendente y emocionante para los atletas universitarios es que en un futuro próximo realmente puedan ser pagados por jugar. Muchos atletas universitarios expresaron su opinión acerca de que los deportistas a nivel universitario están siendo explotados al no recibir ninguna cantidad de dinero. Hace unos meses comenzó un movimiento legal para asegurarse de que la ley actual sobre el pago a los atletas universitarios cambie, así que, ¡asegúrate de estar a bordo con StAR tan pronto como puedas!

 

  • Petra Jurova

Tres hechos sorprendentes sobre ser un atleta universitario

  1. Se puede encontrar más dinero en División II y  División III.

Un gran número de estas escuelas son universidades de propiedad privada, más pequeñas y a menudo dan premios por los logros académicos. Aunque las escuelas de División III no están autorizadas para ofrecer becas deportivas, según US News & World Report, algunas de las mejores becas para atletas provienen de estas escuelas. Puede resultar confuso, pero las becas por mérito que ofrecen, a menudo pueden reducir el coste de la educación a menos de la mitad, lo que equivale a algunas de las becas ofrecidas en División I.

 

  1. La NCAA tiene requisitos académicos específicos.

Hay múltiples requisitos que se deben seguir si se quiere empezar a jugar en las ligas universitarias. Ser un gran atleta puede conseguirte el billete para formar parte de un equipo, sin embargo se necesita ser consciente de que la parte académica también juega un papel crucial a la hora de ser aceptado en alguna Universidad. Después del instituto, es necesario prestar atención a las torneos o ligas en las que se compite con el fin de de mantener el «estatus de amateur» y poder ser elegido para competir en las ligas universitarias. La NCAA tiene requisitos académicos y atléticos específicos e incluso estrictos. Para no salirse del camino marcado por estos requisitos, StAR – Student Athletes Recruitment puede ayudarte a resolver cualquier inquietud y asegurarse de que sigues los pasos adecuados.

 

  1. Los entrenadores a veces no tienen en cuenta los límites.

 Desafortunadamente, los entrenadores tienden a confundir a los atletas universitarios con simples atletas. Un estudio de la NCAA puso de manifiesto que a menudo, los entrenadores no respetan el límite de 20 horas de entrenamiento por semana fijado por la ley de NCAA. Más tiempo entrenando significa menos tiempo en clase y menos oportunidades de estudiar, restándoles este valioso tiempo que podrían dedicar a la faceta académica. Sin embargo, tan injusto como suena, necesitas estar preparado para hacer un poco de trabajo extra dentro y fuera del campo si quieres tener éxito en la Universidad.

 

  • Petra Jurova

No solo importa lo deportivo a la hora de escoger universidad

Como atleta, a la hora de decidir a qué universidad ir, puede parecer que encontrar una en la que desarrollar tus aptitudes es todo lo que importa. La realidad es que necesitas pensar tanto en los estudios que vas a cursar y demás aspectos académicos como en lo deportivo. Reflexionar sobre lo que se quiere estudiar y lo que posiblemente se haga después de graduarte supone una gran ventaja al decidir qué universidad es la más adecuada para cada uno.

MANTENER TUS CALIFICACIONES ES MÁS QUE IMPORTANTE.

Una vez alcanzado el sueño de competir en deportes universitarios, tienes que estar preparado para hacer cualquier cosa para permanecer en el equipo. Ser excelente en lo deportivo no es suficiente. A los atletas universitarios se les exige mantener unas notas mínimas para seguir compitiendo. Si su rendimiento académico cae y no cumplen con los estándares establecidos, no podrán competir y, en último extremo, corren el riesgo de perder la beca.

ESCOGER LA UNIVERSIDAD ADECUADA IMPORTA.

Cuando se escoge el destino donde vas a estar los próximos 4 años de tu vida, has de considerar muchos aspectos. Primero, encontrar los recursos con los que la universidad asiste a los atletas. Prestar atención a la parte académica y ver que ayuda extra ofrece en términos de tutorías, flexibilidad de los profesores, etc. Incluso más importante, asegurarse de tener en cuenta el entorno y el lugar para esos próximos años. El lugar importa. Si sientes que rendirás mejor en un ambiente soleado y caluroso, deberías optar por una escuela en la costa. Si por el contrario rindes mejor en áreas secas y frescas, Florida posiblemente no sea el lugar ideal para ti.

De Nuevo, seguramente estés a punto de pasar 4 años en un mismo lugar, así que escoge sabiamente lo que se ajuste mejor a ti y donde serás más feliz. Sólo entonces podrás centrarte en conseguir el éxito y dar forma a la mejor versión de ti.

 

Petra Jurova

Daniele y su primer día en América

Para leer este artículo en su versión original puede ir directamente al blog de Daniele, aquí.

 

8 de Agosto de 2016: el día ha llegado. Voy de camino a Milán, para coger mi primer vuelo internacional: mi nueva vida al otro lado del mundo está a punto de comenzar.

 

El itinerario es Milán-Múnich-Charlotte. Me despido por última vez a mi familia y estoy preparado para irme, consciente de que desde ahora todo va depender de mí: fracasaré o triunfaré, y esto me encanta.

Estoy aquí, estoy en EEUU. ¡El país de las oportunidades tiene un nuevo italiano!

No tan rápido. Una fila de 200 personas está esperando para que revisen sus documentos. Bueno hombre, pienso, acabo de aterrizar y la primera persona con la que tengo que hablar es un policía. Empiezo a formar una frase en mi cabeza, pero en este momento creo que he olvidado todo lo que sabía de Inglés. ••¿A dónde se han ido esos ocho años de inglés ahora que los necesito?••, pensé. Era taaaaaaaaaan fác

il cuando solo tenía que responder a las preguntas de mi profesora. Acto seguido la foto, huella dactilar digital, pasaporte, visado e infinitas preguntas: mi primer test americano superado – Soy libre para irme. Camino buscando la salida, y justo ahí, esperándome, se encontraba mi entrenador. ••¿Qué tal te va Danny? Encantado deconocerte••, fueron sus primeras palabras.

Arrancamos el coche y nos ponemos camino a Salisbury, la ciudad donde se encuentra la Universidad. Cuarenta y cinco minutos de una conversación agradable y ahí está, el campus. Tan pronto como me bajo del coche, cinco chicos se acercan pidiéndome que vaya a jugar con ellos. Yo y estos chicos, a los que más adelante llamaré  “the boys” por ser compañeros de equipo; saldríamos por ahí durante la temporada. Hasta el momento estoy más preocupado por entender que demonios están diciendo. ••¿Es inglés? ••, pensé. Parece que esté escuchando cinco lenguas diferentes. Que historia más triste son los acentos cuando eres novato… América, Australia, Inglaterra, Alemania, Islandia y muchos más por venir. ¿Que puedo hacer por ahora?  Pedir que lo repitan dos, tres, cuatro e incluso cinco veces. Está inexperiencia con los idiomas va a traer grandes momentos con mis compañeros. Todavía me lo recuerdan cuando intentan burlase de mí (insensible, “perdonadme chicos”). Pero estas son otras historias, y hay mucho tiempo para contarlas todas.

 

Esta entrada se publicó en Fútbol universitario USA – Il blog di Daniele Proch el 1de Junio de 2017 por Corrado Degl’Incerti Tocci.